lunes, enero 08, 2007

San Silvestre Vallecana (popular)

por: Zerolito

Lo primero es lo primero: ¡¡Feliz año 2007 para todos!! Que la vuelta a la rutina os sea leve (aunque a veces es reparadora, después del descontrol festivo de estas fechas). Os cuento mi experiencia en la carrera más famosa de nuestro calendario: la San Silvestre Vallecana.

Tenía reticencias para hacer esta carrera: es un día complejo en casa por todas las cosas que hay que preparar para la cena de Nochevieja, 20000 personas vestidas igual, aglomeraciones y mogollón de gente ... eran muchos contras. A favor: ser una carrera casi mítica, que todo el mundo conoce y a la que muestran interés muchos conocidos "¿vas a correr en Vallecas, tio?", "Suerte, a ver si aguantas". Pero bueno, no se suscitó tanto interés cuando corrí mi primera carrera, ni mi primera media maratón, ni la Hoz del Huécar, pero bueno, lo perdono. También era la ocasión de comprobar si la carrera era, como todos mis compis de ElAtleta.com decian: UNA FIESTA. Y en realidad fué así.

Llego a la salida y me encuentro con mis primeros amigos. Nos vamos juntando entre risas un buen grupete. El ambiente es como el previo a un concierto: risas, muy buen rollo, gente disfrazada... Por un momento AllBran (tuve que ir al WC) pierdo a mi gente y me voy solito a mi cajón de salida: Sub-50, que tanto me había costado. Allí me reencuentro con Ernesto, mi compañero de fatigas, con el que voy a correr. Está motivadísimo y va a por todas, yo a tratar de seguirle. Al final un inoportuno flato le paró en el km5, pese a todo hizo un carrerón.

¡¡¡PUM!!! Se da la salida, con Back in Black de AC/DC a toa caña. NO se puede correr de la cantidad de gente que había. Ernesto zizzaguea que es un gusto y se me planta delante unos metros. Me cuesta seguirle porque la multitud es tremenda, picamos el km1 en 5:28, bastante bien para la gente que había pero más despacio de lo normal.

Ya en el km 2 pierdo de vista a Ernesto... correr entre una marabunta de camisetas amarillo fosforito no ayuda. Voy picando los kms pero como tengo pocas pilas en el reloj no funciona la luz y no veo bien los resultados... vamos a toa leche por Serrano y vemos, por fin, la Puerta de Alcalá, preciosa, y con un grupo de rock tocando. Decido no quedarme al concierto y tratar de recuperar en la bajada a Cibeles (preciosa vista), guardando fuerzas para lo que venga.

En Atocha otro grupo de rock y vamos acercándonos a Vallecas. Se acabó la cuesta abajo y empieza la temida subida. Pero antes...

Si hasta aquí la animación había sido buena, al pasar por debajo del Puente de la M-30 el ruido se hace ensordecedor: tambores, cánticos, pancartas... una pasada que te pone la piel de gallina. Encaramos la terrible subida de la Avenida de la Albufera con los ánimos incansables del respetable (gracias) y sufriendo. Al final pico este km en 5:56 (podía ser peor, pensé) y empezamos a callejear en Vallecas, donde las calles se estrechan y el contacto con la gente que nos anima es, si cabe, mayor. Trato de regular porque Ernesto me comentó que había una trampa mortal en el km 9, pero yo no sé dónde es. Me lanzo y, al fin, llego a la meta, donde para variar se me resbala el clik del crono y no marco mi tiempo real (ponía 49:53). Al final, según el chip, fue de 49:45, lo que no está mal. Me bebo 1L de Gatorade y 1/2 de agua mientras busco el camino de vuelta a casa. Contento me cojo el metro, estiro mientras espero y vuelvo a casa donde me espera la family para cenar. Me ducho e intento ver la Internacional por la TV mientras hago los preparorios. Me encuentro bien y contento de haber corrido.

En resumen, me lo pasé mucho mejor de lo que pensaba en una carrera que sí que tiene algo especial, a pesar de todas mis reticencias iniciales que mantengo, pero el resto de la carrera, sobre todo el impresionante ambietne, me ha ccompensado. Si puedo volver al año que viene, me encantaría.