lunes, julio 07, 2008

10Km de Orgullo Correpoquil (y Gay)

por: Zerolito

El sábado 5, en la Plaza de España, nos conjuramos los Correpoco para despedir la temporada (si es que alguna vez se despide) participando en la Carrera del Orgullo Gay, que se celebra con motivo de la cosa gay. Reconozco que me daba pereza hacer esta carrera, pero no podía faltar al fin de fiesta que habían organizado mis compañeros de correrías.

La verdad es que para ser la carrera del Orgullo Gay había muy poco ambiente. Vamos, el normal de cualquier otra carrera. Yo pensaba que era una ocasión para sacar pluma, disfraces, cachondeo, Donna Summer y Village People a toa caña... pero ninguno de esos excesos ocurrió. Quizá hubo alguien disfrazado por ahí, pero como ya digo parecía una carrera más.

Por cierto, me pareció la carrera pelín cara. 10€ por 10km, sin alfombrilla de chips en la salida, con los km marcados en las farolas con un folio, mimetizados con los anuncios de "Rumana seria responsable cuida niños y ancianos...", bolsa muy discreta con revistas atrasadas as usual, recorrido nada animado, casi desértico... quizá sea la razón por la que creo que no llegaron a 1000 dorsales vendidos, frente a los 4000 ofertados. Espero que tomen nota los organizadores para la siguiente edición.

Pues eso. Después de saludar a mi hermana y a mi sobrino, que vinieron a acompañar a unos amigos, pasamos lista. Antonio, el cuñao, se mosqueó en la salida al ver a dos fieras (Pablo Vega y Belinchón) que podían dar al traste con su sed de triunfos. En la otra acera estuvimos achuchando a Paloma y Marina para que dieran todo, porque había muchas posibilidades de que hicieran podio. A pesar de que (o gracias a que) Paloma había estado en Rock in Rio esa misma noche, sus posibilidades aumentaban por ello. Al igual que Bassrunner, que se trajo un reloj de pulsera, con los que suele hacer sus mejores marcas. Emilio estaba ahí, sonriendo y disfrutando del momento. Santi, con el que estuve de cerves la noche anterior, me dijo que no se iba a meter un palizón y que se vendría conmigo, cosa que agradecí porque no me apetecía sufrir ni un poquito (ademas tampoco debía hacerlo para recuperarme de una vez por todas) Así que nos fuimos para la salida.

¡PUM! empezamos a trotar y Bassrunner se contonea gira para todos los lados buscando a Emilio, que se le ha ido. Empezamos a subir por Ferraz y aledaños, lo que nos hace recordar el pasado maratón, en el que compartimos Santi y servidora tantos jadeos. La mañana parece de resaca, Madrid está desierto y sólo unos pocos corredores, en fila india casi, somos testigos de la mañana tan bonita (y calurosa) que brinda el cielo de nuestra ciudad. Vamos buscando la sombra como los perros en Febrero, incluso la gente se mete entre los aspersores de los jardines. Yo mismo me pongo a caldo al recibir un manguerazo de un amable jardinero que nos refresca el calentón (nada gay, por supuesto) que llevamos encima.

Pasan los km. Santi va fresco y tan pancho. Yo voy más justo. Sin ir a ritmo de competición rodamos a velocidades muy superiores a mis entrenamientos actuales. Me comenta, en el km 7, que si apretamos un poco podemos hacer un sub-50'. Tentadora oferta, pero como os dije antes no me apetecía sufrir (aunque hubiera podido hacerlo, ¿eh? ;-D) y seguimos al mismo ritmo constante. Finalizamos en un polideportivo de la Complu, y piso por primera vez una pista de atletismo de 300m de tierra (las que he pisado siempre son de 400m y de tartán) lo que siempre es curioso. Meta y embudo desorganizativo para recoger algo de agua, Powerade o lo que haya de beber (¿será por sitio?) Encontramos a nuestros Correpocos que empiezan a contarnos cosas. Antonio estaba rebotao porque pensaba que era 4º de su categoría, así que se quedaba sin rascar podio. Marina, en cambio, había hecho 2ª y Paloma 7ª. Bassrunner había pulverizado su marca parando el crono en 44:2x (registro increíble en un circuito malo malo) Nuestras enhorabuenas para todos ellos. Vamos a hidratarnos con una cervecita al bar...

Paloma y Marina esperando el Podium. Emilio detrás...

Mientras esperamos que nos llamen para el podio me voy a por una segunda ronda. Al volver ya habían entregado los premios y resulta que Antonio había sido 3º, así que finalmente tenía en su poder un trofeo. Mola. Nos tomamos las cerves, brindamos por los campeones y por el resto del Correpoco y nos volvemos a casa felices como codornices gays.

Antonio examinando la calidad del trofeo.

Aplausos para los más rápidos

Marina en su momento de gloria.

Un malévolo codo tapa la cara a Santi. A su lado un Bassrunner orgulloso (qué hombretón, Diosmi)

Los mejores cuartos traseros de la carrera. De izquierda a derecha: Zerolito, Paloma, Bassrunner, Marina y Antonio.

Al final la mañana había sido estupenda, y servidora está feliz por pertenecer a este pequeño pero selecto grupo de Correpocos. Sí señor. Aunque, como rezaba antes el blog, Zerolito llegue siempre el último... ¿y qué más da?

P.D. Nadie, ni yo mismo, hemos hecho alusión a mi nick en esta carrera. Por si acaso no me llevé la camiseta de Zerolito. Discrección total.

3 comentarios:

Paloma dijo...

Zero, muchas gracias por estar ahí, a parte de formar parte de nuestro grupo correpoquil, cuentas la crónica carreril por todos. Como tú dices, pues se hace la carrera, terminas contento (yo mucho, mi marca 45:11, me pareció muy bien para mí) y luego lo de las cervecitas y el relax valen la pena
Besos a todos

Yoku dijo...

Los Correpocos empiezan ya a hacerse fijos del podium... Bueno, TODOS NO, jejejeje.

Enhorabuena, guéis.

Anónimo dijo...

Aquí ya va habiendo correpocos que no merecen ese nombre. De entrada Paloma, Emilio y Amando han sido expulsados temporalmente del colectivo hasta que no vuelvan a acreditar tiempos por encima de los 46'.
A parte de esto, que lo tenía que decir, también tengo que decir que fue un placer compartir la mañana del domingo con los amigos y, sobre todo, ver a alguno/as subir al podio y mejorar sus marcas. Sois los mejores.
¡Amando! ese peluco es una mina.
Santi