martes, febrero 19, 2013

Percherón

por: Zerolito

Corre, corre, caaaaballito
Últimamente he oído entre mis amigos esta palabra para referirse a mí como corredor. "Tío, tú eres un percherón". Y luego me dicen "... y le llamas percherón y no se enfada". Ni de coña, hombre. Si me dijeras que me parezco al mentiroso drogata Lance Armstrong sí que me cabrearía, pero por compararme con un bello y noble animal no puedo hacerlo.

Aun así, reconozco que me pudo la curiosidad sobre el citado animalito (el cuadrúpedo, no el mostrenco ese de las bicis) y, sin entrar en demasiados detalles, voy a contrastar, a versi la elección es adecuada o no a mis hechuras.

El percherón proviene de la región de Perche, Normandía, Francia. Es un caballo de no demasiada estatura, con grandes pezuñas y patas tirando a cortas y muy musculosas -nos vamos entendiendo-. Crin abundante -mira tú por dónde-. Es una raza pesada -sigue por ese camino- pero con unas excepcionales cualidades físicas. Extremadamente fuerte y resisitente, capaz de recorrer largas distancias y soportar carga gracias a su tremenda fuerza. Pecho amplio  Se adapta a prácticamente cualquier hábitat. Es dócil, inteligente y tozudo.

Pues me lo quedo, hala. Sea por mis abundantes crines, mi trote "cuadrao", mi peso y mi tozudez.

Mientras tanto, este percherón no sabe qué hará este año, salvo ir picoteando de aquí y de allí. Competiciones, pocas. Y entrenamientos, todos los que pueda. Continúo con el plan que me proporcionó el amigo Cabesc con lo que mis salidas son variadas y así trato de ponerme algo en forma. La montaña no la he pisado aún este año -para correr, se entiende-, y tengo un mono terrible. Este año probablemente no corra ningún maratón en ruta y lo único a lo que me he apuntado es al GTP. Ya veremos por dónde me lleva el viento a galopar con mi indudable estilo de percherón.

Y me estoy acordando... ¡si yo mismo me califiqué como percherón! Véase el final de esta entrada de la media maratón de Getafe. Si es que está todo inventao.