viernes, marzo 21, 2014

V Maratón Solidario de Toledo (I)

por: Zerolito

- ¿Qué harías si te encuentras un tesoro?
- Bueno, lo primero sería ponerlo a salvo, no sea que me lo roben. Y luego... ¡a disfrutarlo!
- ¿Y si fuera un tesoro de otro tipo? Por ejemplo, un precioso valle con especies que sólo se dan allí.
- Lo mismo. Protegerlo y cuidarlo. Darlo a conocer pero respetando su delicado equilibrio.

Eso fue lo que pensaba cuando volvía a casa tras participar en el V Maratón Solidario de Toledo. Soy plenamente consciente de haber encontrado un tesoro en el Paseo de Merchán. En este caso las joyas, el oro, los diamantes... no son otra cosa sino los difíciles de encontrar valores humanos: entrega, amor, solidaridad, esfuerzo, compañerismo, altruismo. Esas palabras que en muchos ámbitos se han vuelto huecas, vacías de contenido, aquí cobran vida. Se encarnan en unos niños, los chavales del colegio Virgen del Carmen. En un equipo de profesores que ponen el alma en un día que, bajo una apariencia festiva, se atesoran las más nobles virtudes que nos distinguen (o debería) como seres humanos.

Ya sabéis cómo funciona el Maratón Solidario, lo he contado muchas veces. Los profesores del colegio Virgen del Carmen organizan un maratón en un parque de Toledo. Esta actividad sirve de reclamo y altavoz para el verdadero sentido de la prueba: recaudar fondos para acciones solidarias que las Hermanas de la Caridad Vedruna llevan a cabo en diversos lugares del mundo. En este caso es un proyecto en Pimpri (India), donde unas auténticas heroínas hacen magia con su dedicación hacia los demás. Ellas, junto a los niños del cole, son las verdaderos protagonistas de esta bella historia.

Al cerrar los ojos y pensar en este maratón lo primero que me viene a la cabez son gritos ilusionados de los adolescentes que se preocupan del más mínimo detalle para que nos sintamos como en casa. Me viene a la cabeza ese paseo de Merchán repleto de manitas que apenas se levantan un metro del suelo pero que se elevan hasta el cielo a nuestro paso pidiendo una palmada. De globos que llenan de color y de ilusión el camino que recorremos, de música y ánimos contínuos, de afecto y de trabajo desinteresado hacia los demás. El continuo quehacer de los profesores, pendientes de cualquier incidencia. Los chicos corriendo por el parque mientras nos siguen animando. Tantas imágenes, tantos momentos que embotan mi corazón y me provocan un nudo en la garganta.

Esta carrera va más allá de lo deportivo, no tiene nada que ver con el cada vez más mercantilista mundillo de las carreras populares. Ni siquiera tiene que ver con una sociedad que parece haber olvidado los rasgos que más nos definen como humanos: la cooperación, el trabajo en equipo, el esfuerzo y sacrificio por el bien común, la alegría contagiosa, el cariño hacia los demás. Por si no quedara suficientemente claro, con permiso de Alonso voy a reproducir una carta que me entregaron al terminar el maratón. Sobran las palabras.

Querido Alonso, por supuesto que nos veremos en la próxima maratón. Gracias por tus palabras.

Este maratón es una auténtica escuela de la vida. Un verdadero tesoro que hay que proteger y cuidar. Así que mis primeras palabras sobre esta prueba no serán sobre deporte, sino de profundo agradecimiento y cariño hacia este maravilloso colegio y la gran obra que realiza con la organización de este Maratón Solidario. De todo corazón quiero agradecer a los Guardianes del Tesoro su esfuerzo y ese cariño con el que podríamos rellenar el océano Índico. Dirección, Hermanas, profesores, niños y niñas del colegio Virgen del Carmen de Toledo, GRACIAS.

11 comentarios:

Commedia dijo...

Todo un descubrimiento la MaSoTo, que llevaba tiempo queriendo conocer después de tus crónicas de anteriores ediciones. Gracias por descubrírmela.
Mi enhorabuena para los organizadores y para todo el Colegio Virgen del Carmen, que se vuelca en su preparación y arropa a los corredores como nunca antes había visto en la celebración de una maratón popular.

Andrés Vara dijo...

Cualquier comentario que uno haga se qeudará pequeño ante la entrega de la gente que organiza una fiesta como la que vivimos el domingo. No sé cuántos cientos de palmetazos recibí en las sucesivas vueltas (cada vez las daba más despacito para no perdérmelas). Los tres muchachos que estaban en la curva no dejarn ni una sola vez de animarnos, la banda adolescente de la contrarecta llegaría con ronquera a la noche, la recta de meta era sencillamente un jolgorio. No hay otra maratón igual. Gracias a la gente que la hace posible. Que se repita por lo menos otras dos mil veces. Mil gracias.
UROS

Zerolito dijo...

¿El domingo, Andrés? Tienes todavía el jet-lag de tanta vuelta, jajaja.

No puedo sino reafirmar vuestros comentarios. Gracias a ambos.

Canillas dijo...

Gracias por abrirme esa ventanita para poder ver ese tesoro.

Aún se me eriza el vello y asoma la lagrimita cuando recuerdo el aplauso de los peques al cruzar el comedor. Dejaron de comer y nos ovacionaron de tal manera que no lo olvidaré nunca.

Hacía mucho tiempo que no recibía tanto.

Un saludete,

pako dijo...

Envidia de la buena, es la que siento despues de leer todo lo acontecido en este gran evento, no por sus dimensiones, sino por su gente y su finalidad. Espero poder estar en alguna ediccion proxima.

Gracias Zero

Anónimo dijo...

Otro que siente haberse perdido el jolgorio y se apunta al de dentro de dos años. La verdad es que es reconfortante comprobar que todavía existe la ilusión por las cosas bien hechas, el altruismo, etc.

Andrés, menos mal que yo soy el bifronte, ja, ja.

Enhorabuena Zero por el maratón, el objetivo ha sido alcanzado.

Santi

Anónimo dijo...

Palabras muy bonitas de un gran corredor.

tasamu sms dijo...

De una ex-alumna. Poc@s profesores quedan de mi época, y resulta que son de los mejores que recuerdo, por lo que les aplaudo aun màs por seguir fieles a su profesión: ENSEÑAR. Así que gracias a los corredores que aportaron un día tan grande para que los chic@s tengan un buen recuerdo del colegio y aprendan también de vosotros a ser solidari@s

david de esteban resino dijo...

Han pasado ya unos días desde que finalizamos el maratón y creyendo que iba a descansar, resulta que no, que aún sigo alterado recordando la carrera.
Para nosotros es un gran regalo que atletas provenientes de diferentes puntos de España, opten por venir en un día de diario y correr nuestra prueba... un gran regalo y también una responsabilidad al sentir que les debemos el mejor de los tratos.
Espero que el Maratón Solidario de Toledo perdure en el tiempo y siga siendo refugio para todos aquellos que necesitan de vez en cuando tomarse un respiro y alejarse de las carreras convencionales.
Nosotros pondremos lo que tenemos, cariño, dedicación, entusiasmo...
Un abrazo Jesús "Zero", por este blog maravilloso desde el cual ayudas a nuestro maratón.
Esperamos seguir contando con tu presencia entre nosotros.
David.

Guille dijo...

Debe ser muy grande ese MaSoTo. Me alegro os siente tan bien. Algún día si es posible compartiré con vosotros esa maravilla. Mientras tanto me quedo con la emoción que transmitís con vuestros relatos.
Bss

Jorge Ramiro dijo...

Me gusta disfrutar de hacer actividad física y las maratones son una buena posibilidad para hacer esto. Cuando estoy en casa veo en mi tv led muchos programas deportivos y los de competencias de atletismo me gustan mucho