lunes, septiembre 22, 2008

I Zerolada a Peñalara. Capítulo 1.

por: Zerolito

Así se ha bautizado en El Rincón de los Paquetes al primer entrenamiento en montaña realizado por los interesados en participar en el Maratón Alpino Madrileño (MAM). Después de no poder debutar en el Cross del Yelmo y a colación de un cruce de comentarios en el blog de Gebre, decidimos lanzarnos al monte. Como la crónica será larga la voy a dividir en capítulos.

Había unas previsiones horribles de viento y lluvia. Como nos va la marcha más que a un tonto un lápiz decidimos ir, pase lo que pase, al puerto de Cotos, punto de partida del periplo. Allí decidiríamos si atacar las cumbres de Peñalara o si lo cambiábamos por un rodaje sin ganar altura.

Reconozco que estaba casi emocionado cuando el sábado por la tarde vi un poco de la penúltima etapa de la vuelta. Cronoescalada a Navacerrada, sol radiante y calorcito. "Puede ser que se equivoquen, para hoy también estaba previsto mal tiempo en las cumbres". Un SMS nocturno de Silvestre anunciando buen tiempo desde Becerril nos sigue dando ánimos. Pero en Telemadrid (nunca hagáis caso a esta cadena de TV) prometían tormentas inminentes y fuertes a primeras horas de la madrugada.

Pasa la noche. Me despierto intranquilo varias veces, pero no oigo el "glop chop" de la lluvia. No quiero mirar, tengo ropa de todo tipo preparada para la ocasión. Cuando suena el despertador veo ilusionado un cielo raso, temperatura ideal. En el coche veo la sierra según me voy acercando, sin una sola nube. "Telemadrid nunca me falla", sonrío mientras voy más contento que un San Luis.

Llego a las 9h, media hora antes de la quedada oficial. Quería tener tiempo para valorar in-situ las alternativas en caso de mal tiempo. Pero Cotos está despejado, aunque se acercan nubes. Me encuentro con Darth Vader, ha subido justo delante de mí. Saludos y conocemos a un nuevo paquetillo, Pardillete, que adivina nuestra identidad a la primera. Si es que vamos con el estigma visible... ¡qué paquetes somos!. Cafetito con churros en Marcelino mientras llegan Gebre, Lander y Silvestre. Una vez reunidos decidimos atacar Peñalara y allí veríamos si seguíamos por Claveles o no. Llueve en Ávila y se acercan nubes feas, pero tampoco muy muy feas.

Cuando empezamos vimos a una chica, guardia del Parque, que nos informa de dónde coger el camino de Peña Citores a fin de ahorrarnos la subida por Dos Hermanas. Pero, tristemente, el mapa que nos da no muestra la citada Peña y hará que suframos una leve desorientación que ya contaré. Volviendo al tema, un precioso arcoiris justo por donde teníamos que coger el sendero, por las escaleras del Club Alpino, nos da una doble información. La buena, que será un día precioso, inolvidable. La mala, que nos vamos a mojar. La chica del Parque nos dice que las condiciones en la cumbre no parece que sean malas. O eso quiero entender yo.

Aunque el camino se ve fácil ninguno hemos ido por allí. Silvestre y yo somos, por así decirlo, los guías, los únicos que hemos ido por la zona. Nos internamos en un precioso pinar, ganando altura y perdiendo resuello. Nos empieza a caer una chupa de agua de aúpa. Por lo menos no hay viento. Al poco tiempo tenemos que ponernos a andar, no es cuestión de correr cuando el desnivel es demasiado importante.

Al salir del pinar seguimos subiendo pero el sendero se estrecha. Una muchedumbre de piornos y demás arbustos apenas dejan distinguir dónde poner los pies. A nuestro paso nos laceran las piernas, sobre todo a Gebre, Lander y a mí, que somos los únicos que vamos en pantalón corto. Lo peor, que las zapas se están empapando, con los efectos que eso tiene sobre la pérdida de calor y las ampollas. Seguimos por el collado y no tenemos muy claro por dónde seguir. Vemos una mole montañosa a nuestra derecha que no identificamos (era Peñalara, bobo) a la vez que el collado se abre y vemos los pinares de Valsaín y demás zonas que no están en nuestro mapa. Decidimos llegar a lo alto de la peña, nos hicimos unas fotos y volvemos para atrás subiendo esa inmensidad montañosa que no sabíamos si era Peñalara o las Hermanas. Yo, por alguna extraña razón, pensaba que la senda que habíamos cogido nos llevaría a la cumbre de Dos Hermanas en lugar de a Peñalara. Jodíos, podían haber hecho más grande el mapa... bueno, podía haber comprado yo el mapa y haberlo llevado también. Para la próxima.

Lander, Darth Vader, Gebrelayos, Zerolito y Pardillete.

Empezamos a ver gente bajar. Como somos paquetes no nos importó preguntar a los primeros con los que nos cruzamos:

    - Hola. Hemos cogido este camino por primera vez y estamos algo despistados... ¿esta montaña cual es?
    - Peñalara (con cara de asombro, ¿estos tíos de dónde habrán salido? pensará)
    - Claro, claro... muchas gracias. Vamos, chicos, p'arriba...
    - ¿Ya sabemos dónde estamos? - pregunta un paquetillo cagueta :-P
    - Sí, hombre... mira siete Picos. Ahí Bola del Mundo. Los coches están p'allá. Estamos ubicados grosso modo. Pero vamos siguiendo un camino... aunque no sepamos dónde nos lleve exactamente (risas)
Las caras de tensión de algunos se disipaban mientras seguíamos los hitos que nos llevaban hacia la cumbre más alta de la Comunidad de Madrid. Empieza a arreciar el aire y las gotas de agua vuelven, envalentonadas por la velocidad que les imprime su eólico aliado...

7 comentarios:

yoku dijo...

Enhorabuena por completar la ruta completa con las dificultades intrínsecas a la alta montaña y con las extrínsecas de la lluvia, el viento y la novedad para algunos del entorno.

Me descubro ante ustedes y me muerdo las uñas de envidia.

Me acordé mucho de vosotros. Mientras yo iba echando el bofe calado hasta las trancas pensaba... ¿Y estos chicos habrán decidido subir a la Peña de Lara con la que está cayendo?

Felicidades de nuevo y que sea la primera de una enorme serie de Zeroladas (Alpine Zerolèe) que podamos todos disfrutar.

Sois valientes. :-)

Zerolito dijo...

Mil gracias, Yoku, por tus ánimos y consejos. Por tu seguimiento y preocupación. Por estar ahí, atento, a lo que unos amigos (that's the word) íbamos a hacer. Yo también me acordaba de tí... sobre todo cuando estábamos "medio perdíos" jajajaja

Espero verte en la próxima Zerolèe ;-) o MAZA (Maratón Alpina Zerola y Amigos) Un abrazo sub-45' de propina.

mayayo dijo...

Aupa esos paquetes!

si señor, sin desanimarse por ná a completar la excursión. espero que completes la crónica con algunas fotos de la expedicion stanley/livingstone al peñalara :-DD

por cierto, Telemadrid se equivoco pero no por tanto, eh? que la chunda de agua que ha caido a las 03.00 de hoy en Cercedilla ha sido des-co-mu-nal. Si os llega a pillar...

Ojo! Id siempre bien abrigados al monte, sobre todo de este tiempo en adelante.

Anónimo dijo...

Gracias Jesús por tu idea de "tirarnos al monte" me lo pasé teta, auqnue hoy no puedo dar ni un paso, parezco Chiquito de la Calzada.


Darth

Wild Runner dijo...

Veo que os habéis puesto de acuerdo Carlos y tú para dejar lo de Claveles para mañana ... ¿Queréis que no durmamos o qué? jeje

Me alegro mucho de que hayáis vivido esta primera experiencia con tanta adrenalina y diversión. La primera que fui al monte hice el Camino de Schmidt con nieve (maese Mayayo se acordará) y nos lo pasamos genial, con caídas, con lluvia ... pero sobre todo con mucha ilusión.

Disfrutadlo ... y contad el final!!!

Zerolito dijo...

mayayo y wild, muchas gracias por todo ese apoyo "en la sombra" ... ¡y sin conocernos aún! A ver si podemos vernos en alguna carrerilla ... a la salida, que Vds van como motos ;-)

Darth, fue un placer, yo también difruté como un cochino jabalín ;-) no lo dudes, haremos el MAM y no tendremos más agujetas que las necesarias.

Peque Silvestre dijo...

Eso eso a contar el final.

¡¡Que bien lo pasamos chacho!! ¡¡Que disfrute!! La verdad es que con todo esto al final provocais que uno se piense lo del MAN, pero ya veremos como transcurre la temporada.

Un abrazote y gracias por compartir estos momentazos ;-)